13 may. 2013

La Galicia interior

 
 
Empezaré este apartado con el área interior de la provincia de La Coruña. Es ésta una  plataforma muy degradada y desfigurada por la erosión y el encajamiento de los ríos siguiendo la dirección de las fallas. Se extiende entre Bergantiños- Finisterre y la Dorsal. Se incluyen las cuencas de los ríos Tambre y Ulla, el valle de la Barcala (Negreira), del Dubra, las tierras de Órdenes (Tambre), el valle de la Mahía, Padrón, A Estrada ( Ulla)...
 
En la comarca de As Mariñas (al S del río Lambre), se extiende un nivel aplanado a 600m. que nos lleva hacia las tierras de Curtis. Por debajo de este nivel existe otra área aplanada y a altitudes inferiores hay restos de otras superficies aplanadas más o menos degradadas por los ríos. En Abegondo y Mabegondo se suceden oteros residuales y pequeñas superficies planas rotas por el río Mero.  Hacia el SE, horizontalidad. Son las tierras de Mesía (a un nivel de unos 500m.), o de Mesón de Vento (sobre los 400m.). La morfología en este sector está en relación con la litología, con la red fluvial y con  el modelado en el Cuaternario antiguo que ha suavizado las vertientes. Hacia el S, entre As Mariñas y el río Tambre, el relieve apenas varía. Eso sí, las superficies son más amplias y la horizontalidad más acusada. Los ríos que se encajan en distinto grado en esta área son el Anllóns, el Baio, el Xallas y el Tambre.
 
 
 
Anllóns a su paso por Verdes (Coristanco- A Coruña)
 
 
 
 
 
Tambre en el lugar de Chaián (Trazo- A Coruña)
 
 
El río Ulla encaja aguas arriba de Pontecesures, en Ponte Ulla, atraviesa la Depresión Meridiana y abre su valle de nuevo hasta la desembocadura aunque sigue siendo un valle profundo. En el camino de este río encontramos un potente dique de cuarzo que ha resistido los ataques  de los distintos agentes morfogenéticos: el Pico Sacro.
 
 
 
                                                       A Ulloa
 
 
 


                                                     Santiago y Pico Sacro al fondo


 
 

                                        Río Ulla en O Xirimbao (Reis-Teo- A Coruña)


Al S del Ulla, el prelitoral se estrecha entre el mar y las sierras centro-occidentales. Existen una serie de escalones a distintas altitudes y encontramos la Depresión Meridiana que se alarga entre Padrón y Caldas de Reis y desde aquí hasta Pontevedra.  

 
Los encajamientos de los valles fluviales son frecuentes, destacando el río Deza por Carboeiro, o el del río Toxa cerca de Merza donde se precipita sobre el Deza.

 
 
 
Fervenza del Toxa (Silleda- Pontevedra)
 
 

En la provincia de Lugo es obligado hablar de A Terra Chá. Se extiende entre las sierras septentrionales, las centro-occidentales, la Serra de Meira al E y el valle del Miño. Podemos distinguir tres niveles:

 
- Un nivel aplanado a 600 m. (Xermade, Guitiriz, Vilalba, Begonte, Muimenta y Lugo)
 

- Un área depresionaria ( Rábade, Cospeito, Castro de Rei, Outeiro de Rei)
 

- Un nivel aplanado superior a 700 m. por Meira y Rebordaos, Antas de Ulla, Palas de Rei y Monterroso hasta Chantada.
 

Es una superficie de erosión poco alterada aunque con relieves residuales. Entre esto y el tipo de materiales aparecen encharcamientos.

 
 
 
 
Baamonde (Lugo)
 
 
 
 
Outeiro de Rei (Lugo)
 

 
Finalmente, dentro de la Galicia interior me resta citar los dos grandes valles fluviales gallegos:
 

 
El Valle Medio del Miño, sector en el que el Miño se encaja profundamente en las superficies de erosión circundantes por erosión fluvial y tectónica. Sus afluentes más importantes en este sector son el Avia que baja desde la dorsal y el Arnoia  que provoca un relieve muy accidentado.

 
 
 
 
    Arnoia a su paso por Allariz (Ourense)


 
Río Miño en el lugar llamado Cabo do Mundo (O Saviñao- Lugo)


 
                                     Embalse de Belesar en el Miño (Lugo)




 
    Terrazas para el cultivo del vino en las laderas del Miño
 

                            
 Encanjamiento del Miño en la Depresión Meridiana poco antes de su desembocadura en el Atlántico.




El Valle del Sil, es un valle muy encajado y pronunciado, profundo y estrecho debido a la erosión fluvial y, sobre todo,  a la tectónica (juego de levantamientos y hundimientos tectónicos desde mediados del Terciario hasta principios del Cuaternario).Las laderas son muy inclinadas con pendientes de hasta el 70 por ciento. El hombre ha intervenido construyendo bancales, terrazas o "socalcos" en las vertientes que permiten su aprovechamiento y evitan la erosión el suelo.




         Cañón del Sil
 
Con este recorrido por el relieve gallego tenemos una visión global de nuestra tierra. En próximos artículos abordaremos lugares concretos de importancia especial que nos permitirán conocerla más en detalle.


 BIBLIOGRAFÍA:


- PÉREZ ALBERTI, A.: Xeografía de Galicia, Tomo I : O

Ed. Sálvora, La Coruña, 1982
- V.V.A.A.: Geografía de Galicia, Tomo I

La Opinión, La Coruña, 2000




No hay comentarios:

Publicar un comentario